Depresión

Valoración de casos de Depresión


Los trastornos depresivos afectan a un porcentaje muy elevado de la población. Siendo mucho más frecuentes en mujeres que en hombres, a todos los lleva a una situación muy incapacitante en su vida laboral, familiar y social.

Las costosas inversiones en publicidad de fármacos antidepresivos por parte las multinacionales farmacéuticas y los folletos informativos editados por las mismas, tratan de convencer a las personas afectadas y a sus familiares de que la depresión es un “enfermedad común”, similar a la diabetes u otras enfermedades crónicas de base biológica.

Sin embargo, estas afirmaciones a pesar de repetidas en distintos lugares y por distintos medios y profesionales, nunca han sido demostradas.

Desde la perspectiva de la Psicología Conductual, la depresión tiene la consideración de una situación temporal, desencadenada por una situación de estrés prolongada o bien por estrés intenso breve, que se caracteriza por un desajuste del sistema responsable de regular el estado de ánimo.

A la persona deprimida le cuesta reaccionar emocionalmente ante los acontecimientos cotidianos de su vida. Se siente triste, sin capacidad para reír, enfadarse, sentir rencor, etc. Este estado emocional se acompaña de fatigabilidad, pérdida del interés por las cosas, del apetito,…, y sin ganas de hacer nada.

El tratamiento con antidepresivos, lejos de constituir una solución terapéutica es, con mucha frecuencia, la causa de su cronificación y, por ello, el mayor obstáculo para la superación de la depresión.

Nuestros Psicólogos Especialistas en Psicología Clínica, debidamente titulados, valoran los distintos casos de depresión en un máximo de dos consultas (quince días), procediendo a continuación a diseñar un Plan Actuación totalmente Individualizado; es decir, ajustado a las características personales.

En general, tras la valoración de cada caso, se aconseja la consulta a su médico de cabecera para valorar la posibilidad de emplear algún fármaco ansiolítico (tranquilizante) durante las primeras cuatro a ocho semanas de tratamiento psicológico. Posteriormente, esta medicación ansiolítica (ayuda terapéutica) se va reduciendo a medida que el paciente va adquiriendo habilidades de autocontrol y aprendiendo a reorganizar su situación vital sin estrés significativo.

De manera general, los Protocolos de Intervención en Depresión del Grupo ALBOR-COHS, permiten a los pacientes superar sus crisis depresivas en un período de tres a cinco meses.

Consúltenos: